NUESTRA SEÑORA DEL CORAZÓN

Jesús en brazos. La imagen

La imagen de Jesús.

San Juan. La imagen que, en contraluz, tiene por delante. Grupos de ángeles sobre nubes observan el evento.


NUESTRA SEÑORA DEL CORAZÓN.

Jesús en brazos. La imagen es rematada por una corona dorada, mientras con su pie, domina a la serpiente, que está simbolizando el mal. Vestida en rojo, tiene superpuesta una capa de color azul que le cubre desde la cabeza y que queda abierta por delante.

Dos pilastras que sobresalen del plano frontal, limitan el espacio a cada lado. Sobre las superficies, posee un rico decorado con motivos florales y foliares. Sobre él, una pieza dorada de madera, muy elaborada donde se combinan motivos vegetales.

ESCULTÓRICA.

Detalle del retablo de esta capilla, con la imagen tridimensional de San Francisco de Paula en el nicho u hornacina central. En su ropaje oscuro se destacan ornamentos dorados con motivos floreados.


IMAGEN DE SAN ANTONIO ABAD.

Realizada en madera estucada y, sobre ella, se aplicó policromía. Esta pequeña talla de cuerpo entero, llega a alcanzar los 41 centímetros de alto, mientras la anchura máxima de la pieza es de unos 19 cms. Cubierto con un hábito de color marrón oscuro, con una correa negra, capucha y bastón. Tiene en sus rústicas manos, un libro abierto, mientras un cerdo se encuentra a sus pies.

ARCA RELICARIO.

Imagen de Jesús, atado de manos y recostado en el fuste de una columna rota. Esta joya fue realizada por un artífice de la Escuela Sevillana, que residía en Santo Domingo. Como cubierta, esta arca de plata tiene morfología de bóveda de medio cañón rebajado, es decir, de cilindro seccionado en su eje mayor. La cruz latina que resalta, enhiesta y central, le fue añadida posteriormente.


La superficie de las caras es lisa, sin embargo muestra un fondo picado. Destacan óvalos metálicos de sobre posición y, entre ellos en la cara frontal, un recuadro también metálico con adornos florales. Toda la pieza se encuentra sustentada por patas con garras que se apoyan en esferas. Esta arca relicario guarda parte de las sábanas en que fueron envueltos San Facundo y San Primitivo, que constituyen las reliquias de santos de la Catedral.

ARCA EUCARÍSTICA.

Ideada, cincelada y grabada en plata por orfebres de la Isla de Santo Domingo, en el año 1579, según reza en una inscripción que se aloja en su parte superior. Con morfología de paralelepípedo, con una tapa en forma de pirámide, alcanza en altura un total de 46.5 centímetros, su anchura es de 52 centímetros, y su fondo alcanza 33.5 centímetros.

Resucitado con ángeles adornantes. Los apóstoles aparecen de pie entornando al arca, y colocados bajo arcos de medio punto que descansan en pilastras. Cada Apóstol, en la representación, lleva consigo un instrumento de trabajo, o un objeto que resulta de referencia directa las llaves de San Pedro, el bulto de Mateo, etc

CRISMERA.

De plata, cincelada y fundida, llega a alcanzar la altura de 32 centímetros, y una anchura máxima de 19.5 centímetros. Posee en su parte inferior, un vástago de morfología troncocónica, adornado con hojas de acanto, mientras un crucifijo hace de remate en su parte superior. Se considera, por la calidad y característica orfebres, de probable origen sevillano, o a la menos hecha por un artífice de tal escuela, en Santo Domingo. Dos vasos colocados lateralmente y en posición simétrica, se encuentran sujetos por debajo, mediante piezas en “S” itálica que los unen al eje central de la crismera.